Material quirúrgico

material-quirurgico.jpg





material-quirurgico3.jpg



El material quirúrgico es una herramienta o implemento especialmente diseñada para realizar acciones específicas de llevar a cabo efectos deseados durante una cirugía u operación, tal como modificar tejido biológico, o proveer acceso para verlo. Con el paso del tiempo, muchas clases deferentes de instrumentos quirúrgicos y herramientas han sido inventados. Algunos instrumentos quirúrgicos son diseñados para procedimientos o cirugías específicas.Su fabricación puede ser de titanio, vitalio u otros metales, pero la gran mayoría de instrumentos quirúrgicos están hechos de acero inoxidable.

HISTORIA
Prehistoria
El material quirúrgicos se han fabricado desde tiempos prehistóricos. ásperos trépanos para realizar craneotomías han sido descubiertos en muchos sitios neolíticos. Se cree que fueron utilizados por los chamanes para liberar los malos espíritus y aliviar dolores de cabeza y traumas en la cabeza heridas causadas por la guerra.



material-quirurgico2.jpg


Edad Antigua
En la Antigüedad, los cirujanos y médicos en Grecia y Roma desarrollaron muchos instrumentos ingeniosos fabricados en bronce, hierro y plata, como escalpelos, lancetas, curetas, pinzas, espéculos, trépanos, pinzas, sondas, dilatadores, tubos, cuchillos quirúrgicos, etc


escalpelo.jpgescalpelos
tijeras.jpgtijeras, bisturís

Edad Media

Los boticarios trataron lesiones como huesos rotos. También ayudaron con los partos por lo que tenían fórceps y cuchillos quirúrgicos para el procedimiento. Otra herramienta quirúrgica común era la lanceta, un cuchillo pequeño utilizado para cortar abscesos o extraer sangre.Como alternativa de colocar una lanceta en la vena de un paciente enfermo, los boticarios utilizaban sanguijuelas para drenar la sangre.
Las caries y otros problemas orales los enfermaban comúnmente. Un boticario o su aprendiz realizaban varias extracciones de dientes con herramientas especiales. Estas eran: extractor de diente el cual lucía como llave de puertas coloniales para extraer los molares inferiores, elevador de pata de cabra para levantar un diente desde el hueso y pelicanos nombrados así ya que esta herramienta que utilizaba apalancamiento para aflojar dientes infectados se asemejaba al ave. Desafortunadamente, para los pacientes de la colonia, la anestesia no se utilizaba para la extracción de dientes hasta mediados de 1.800.
edad media.jpg

SXIX
Durante el siglo XIX se consuma la integración de la medicina y la cirugía en un mismo cuerpo de conocimientos y enseñanzas, lo que supone el espaldarazo definitivo a la especialidad quirúrgica, con la incorporación añadida de la traumatología a su ámbito de actuación. La derrota de los tres enemigos clásicos de la cirugía: la hemorragia, la infección y el dolor, es la victoria de esta disciplina; el desarrollo de las teorías microbianas de las enfermedades infecciosas (Semmelweis, Pasteur, Lister...), la evolución de las técnicas anestésicas o el descubrimiento de los rayos X son herramientas fundamentales en su impulso: el cirujano puede trabajar con el paciente sedado, y, por lo tanto, sin la rapidez que se le requería hasta ese momento, con mucho mayor conocimiento sobre lo que se puede encontrar y con armas adecuadas para paliar las posibles complicaciones. Las tasas de morbimortalidad comienzan a caer, y todo esto se produce en un margen de pocas décadas.
260px-In.jpgMaletín de un doctor en el SXIX
SXX
El proceso evolutivo de los instrumentos quirúrgicos con posesión de grapas se inicia en la primera década del siglo XX, época en la cual el Dr. Humer Hültl, cirujano de origen húngaro, presentó en 1908 en el segundo congreso de la Sociedad Húngara de Cirugía, un Instrumento Quirúrgico usado en la resección de la Patología Distal Gástrica, el cual tenía un peso aproximado de 3,500 Kg, siendo su sistema de ensamblaje y rodamiento complicado, se le incorporaba grapas de acero inoxidable, colocadas manualmente en doble hilera, tal cual como se utilizan hoy en día, en la realización de la Gastroentero-anastomosis. El segundo paso en la evolución de los Instrumentos Autosuturadores lo dio el Dr. Aladar Von Petz, cirujano de origen alemán, discípulo de Dr. Hültl, en 1921 en el VIII Congreso de Cirugía Húngara, presentó un instrumento, grande, modificado y de menor peso, que su antecesor, con dos líneas de grapas de acero inoxidable las cuales se cargaban manualmente y avanzaban paso a paso, sobre un riel, controlado por una especie de volante, que el cual al girar iba realizando el grapeado de la pieza quirúrgica en hilera doble.
1.jpg
En 1934 Friederich H, cirujano de origen alemán, usa un sistema parecido al Von Petz, modificándole por cartuchos intercambiables, luego se realizan pequeñas modificaciones por el Dr. Sandor S, alemán, 1936. Los Dres. Tomada M, 1937 y Nakayama K, 1954, simplifican el instrumento de Von Petz removiendo el manubrio y los rieles de avance
3.jpg
external image art07img02.jpg

El tercer paso importante, se realiza en la década del 50 en Rusia, en el Instituto de Investigación Quirúrgica Experimental de Moscú, donde las Máquinas Autosuturadoras reciben gran ímpetu. Dentro de esta serie de instrumentos el Dr. V F Gudov en 1950, inventa para las Anastomosis Vasculares, máquinas diferentes modificaciones. El Dr. PI Androsov en 1950, diseña instrumentos vasculares y gastrointestinales con cartuchos de grapas que al presionarlos manualmente se cerraban, similares a los de hoy día.
Los Dres. Brabov y Gristman en 1950, desarrollan un instrumental de autosutura para el cierre y anastomosis gastrointestinal, posteriormente el Dr. Gritsman publica su primer estudio, sobre Procedimientos Quirúrgicos Gástricos, usando dicho instrumental con una mortalidad del 2%, atribuyendo esta reducción porcentual a la disminución de tiempo operatorio y a la consistencia de la técnica(4).
Posteriormente el aporte más importante lo realiza el Dr. TV Kalinina en 1960,cuando en dicho instituto ruso presenta la primera máquina autosuturadora circular, con la cual realizaba Anastomosis Termino–Terminal, donde el abordaje quirúrgico era técnicamente difícil, esófago-gastroanastomosis, esófago – yeyunoanastomosis y resección baja de recto, la denominó PKS – 25, era parecida a un sigmoidoscopio con mango rígido y en el cual estaban dos palancas que hacían el efecto de gatillo disparador, el obturador de este instrumento salía fuera del cilindro, poseía una sola hilera de grapas y una hojilla circular dentro del cilindro que hacia el corte del doble diafragma creado al cerrar el instrumento, con la sutura con doble jareta; instrumento avanzado para la época.
Entre las dificultades técnicas estaban: difícil desarmarlo y armarlo para su limpieza y esterilización, la hojilla cortante era permanente y no mantenía el filo cortante, y lo más preocupante que solamente mantenía una hilera de grapas en la Anastomosis y luego se realizaba, el refuerzo manual sero–seroso, ingenioso instrumento de autosutura y corte pero técnicamente insatisfactorio por que invertía la anastomosis termino–terminal. Luego este instrumento PKS - 25, sufre modificaciones, la cual surge la S.P.T.U, que es usada en Lille (Francia) por Dr. Vankemmel M.
El siguiente paso, en esta evolución histórica instrumental de la autosuturadoras, se inicia en Estados Unidos y toma gran impulso con el Dr. M M Ravitch en 1964, jefe del laboratorio de experimentación quirúrgica de la Universidad de Pennsylvania, iniciando el desarrollo de la instrumentación norteamericano a partir de tecnología rusa. El primer instrumento que utiliza y modifica fue la UKB – 25 que había sido desarrollada por Dr. Androsov en 1955, trabajo en equipo con el Dr. Steichen F, del Hospital Mount-Sinaí Nueva York, mejorando notablemente el balance mecánico y la forma ergonómica y colocación de cartuchos descartables, los cuales son introducidos en el instrumento sin desarmarlo, facilitando el diseño articular y el recambio de grapas. La instrumentación se hace más versátil, de mejor manejo intraoperatorio haciéndola más segura. Nuevas aleaciones metálicas son estudiadas y aplicadas, se diseñan y desarrollan instrumentos con mangos angulizados y cabezas móviles que permiten cierta rotación y mejoría en la movilidad quirúrgica intraoperatoria.
En la década de los 70, estos instrumentos de autosutura, entraron en fase de industrialización con dos transnacionales en el ámbito mundial: U.S. SURGICAL CORPORATION. USSC® y ETHICON® JOHNSON & JOHNSON.

4.jpg

En nuestro país, la primera vez que se utilizó el Clamp de Von Petz, fue el Dr. Manuel Corachan García, (1881–1942), iniciador de la Cirugía Gastrointestinal Venezolana y fundador del Instituto de Cirugía Experimental de la Universidad Central de Venezuela, (I.C.E, creado en junio de 1938), donde muchos de sus discípulos visualizaron su aplicación y su utilización instrumental y quirúrgica, fue el gran impulsador de la Cirugía Gastroenterológica y en 1940, realizó la primera esófago-gastrectomía en Venezuela(16).
El Dr. Ruben Coronil, (1963–1964), es el primer cirujano que en Venezuela utiliza las autosuturadoras rusas, en el Hospital Vargas. En un trabajo de cirugía experimental con 100 perros, en el Instituto de Cirugía Experimental del Hospital Vargas(17).
Las Máquinas Autosuturadoras fueron utilizadas por primera vez en 1974 en una gastrectomía electiva, realizada por Dr. Antonio Paris P y como docente Dr. Luis Ayala N en la Cátedra–Servicio de Cirugía III del Hospital Universitario de Caracas(18,19).
A partir de 1980, comienza a usarse en casos bien estudiados y de manera electiva, los residentes de post-grado de la referida fecha, Dr. Diógenes Cordero Residente de 3er año; Dres. Nino Ferri Nicassio, Rafael Belloso Clemente y José Contreras de residentes de 2do año; Dres. Jon Barriola, Ana Hollenbeck del 1er año; y como docentes de post-grado: Dres. Antonio París, Francisco San Martín, Luis Ayala N, Serafín Sánchez Soria, Juanita Gomis A, Rafael Chávez Cartaya, Sami Zogbhi Z y Vittorio Garbari.
En 1983, estando los Dres. Alberto Tamayo Ruiz y Gustavo Benítez, en 3er año de post-grado; el designado Dr. Antonio París (Jefe de Pabellón del Hospital Universitario de Caracas), hace la adquisición a la USSC®, todo un equipo completo, de las variantes de Autosuturadores Metálicos; EEA®, GIA®, TA®, y LDS® y el Clamp de Furniss modificado (Jareteadora), se realizó la cirugía con mayor casuística y más regularidad, con la colaboración inestimable ese año de los docentes Dres. Antonio París, Serafín Sánchez, Sami Zogbhi, Juanita Gomis y Luis Ayala(18,19).
En 1985 la Dra. Luisa T Silva presentó un trabajo de revisión sobre las perforaciones esofágicas instrumentales(20).
Se hace hincapié que la filosofía praxística del Servicio de Cirugía III, bajo connotadas normas éticas–formativas, es en la cual el docente, que está en determinada intervención quirúrgica ayuda y comparte en lo máximo de su capacidad en la formación del estudiante de 4to nivel (post-grado), tanto de forma como de fondo. Este tipo de cirugía con Autosuturadora necesitaba mucha ayuda y experiencia, gracias a todos los existencialistas que compartieron nuestros momentos de triunfos y fracasos de nuestro post-grado y que mantuvieron siempre un pensamiento universitario.
El proceso histórico en el desarrollo coyuntural de todas las etapas evolutivas del instrumental quirúrgico de Autosuturadoras, no se detiene y avanza con el advenimiento de la cirugía por Vídeo – Laparoscopia, desde hace más de una década en nuestro país, nos hemos visto en la necesidad de trabajar con instrumentos cada vez más precisos, ergonómicos, de menor diámetro (entre 5 y 10 mm), de mayor sensibilidad, maniobrabilidad y costo, cada vez nos acercamos a la telecirugía, pero donde la presencia del factor humano será el más importante desde el punto de vista bioético.

Hoy en día
Actualmente la evolución de los elementos quirúrgicos está correlacionada con el proceso de globalización; la adquisición de nuevas tecnologías y diversas fuentes de energía han permitido desarrollar una serie de instrumentos de cirugía más exactos, donde la mano de obra y el pulso han pasado a segundo plano pero no menos importante. Artículos como el bisturí hemostático, el cual actúa mediante calor y sutura al mismo tiempo que realiza el corte, ha dejado de lado métodos que antes eran vistos imprescindibles en una operación. El rayo laser y los cuchillos Gamma, todos a base de energía y radiación, son capaces de realizar cortes a nivel del sistema nervioso central, dejando de lado las trepanaciones.
El avance tecnológico tiene una proyección aparentemente inalterable. Los descubrimientos científicos se van superponiendo día tras día y abarcan aún más el área de la salud, permitiendo un desarrollo especifico en cuanto a las necesidades. En un futuro más que alcanzable, los instrumentos quirúrgicos podrán abastecer a cada tipo de requerimiento y su evolución estará dada en función del anhelo del hombre por resolver los problemas de la medicina de la manera más inmediata y efectiva.
external image es2365577.jpgexternal image demo_x220.jpg